Rafa Mir, el demonio de LaLiga Santander

Publicado el
Hoy en VAVEL analizamos el perfil y la trayectoria de Rafa Mir, delantero de la SD Huesca, quien ya se ha consagrado como una de las sensaciones de la liga. 

Rafa Mir, tras haber firmado un total de 13 goles oficiales entre LaLiga y la Copa del Rey en la presente campaña, ha pasado a estar en boca de todos. Hace tan solo un año, en 2020, recaló en la SD Huesca y ya se ha establecido como un pilar fundamental en la actual plantilla oscense. Paralelamente, el joven ariete murciano ha deslumbrado al país gracias a sus grandes cualidades, como su potencia, su insistencia o su olfato goleador. Es por ello que vamos a profundizar sobre su figura para conocer a uno de los nombres que están llamados a ser importantes durante las próximas temporadas. 

Su historia comienza durante 1997 en Murcia, concretamente en Javalí Nuevo, tierra que le vio crecer y dar sus primeros pasos. Sin embargo, el actual futbolista de la Sociedad Deportiva Huesca también cuenta con raíces andaluzas dado que sus bisabuelos son originales de Senén, un pueblo ubicado en la Sierra de los Filabres (Almería), en el cual ha sido frecuente ver a la familia Mir a lo largo de los años, sobre todo en épocas de festividades.

Rafa ha llevado el fútbol en la sangre desde que nació, pues procede de una familia muy futbolera. Su padre, Magín Mir, también fue futbolista profesional y militó como defensa en grandes equipos como el Real Murcia, Elche o Albacete y Mallorca -donde llegó a jugar en la primera división española-. De esta manera, el delantero sabía perfectamente desde un primer momento que el fútbol era el deporte al que se iba a dedicar.



Así pues, el joven Rafael se puso manos a la obra. Comenzó jugando al fútbol sala en el equipo de Javalí Nuevo, lugar donde ha llegado a afirmar que le gustaría retirarse jugando junto a sus amigos. Poco después, terminaría firmando por las categorías inferiores de ElPozo Murcia, equipo con el que se consagró como Campeón de España y en el que logró marcar 120 tantos. A pesar de sus buenas cifras goleadoras, finalmente terminaría dando el salto, cambiando la pista de futsal por el césped.



Una vez cumplida la edad de alevín, se introdujo en el fútbol con el Ranero CF, también de la localidad murciana. A lo largo de su primer año, el joven murciano logró meter 57 goles, y logró sumar otros 84 en su segundo. Estas desorbitadas cifras tardaron poco en atraer a interesados en hacerse con los servicios del por aquel entonces pequeño Mir. El joven jugador probó suerte en equipos como Villarreal o Almería, sin embargo terminó declinando estas ofertas para acabar firmando por La Masía del FC Barcelona

La ciudad condal no fue de agrado para el murciano. Tal y como ha afirmado Rafa en algunas entrevistas: «Los primeros seis meses fueron horribles, cada día le decía a mi madre que quería volver a casa», pero terminó aguantando en el equipo pese a su incomodidad. En su andadura por las tierras catalanas compartió vestuario con jugadores como Sanabria o Adama Traoré. Además, en cuanto a sus números goleadores, logró un total de 32 dianas, sin embargo fueron registros insuficientes para Albert Puig, quien dirigía la cantera y terminó comunicándole que no iba a continuar en la cantera blaugrana. Hecho, que según el propio Mir, le ayudó a «ser más fuerte».

Plantilla del FC Barcelona Infantil A (Temp 2010-2011), entre los que se encuentra un jovencísimo Rafa Mir. Foto: http://arxiu.fcbarcelona.cat/
Plantilla del FC Barcelona Infantil A (Temp 2010-2011), entre los que se encuentra un jovencísimo Rafa Mir. Foto: http://arxiu.fcbarcelona.cat/

Rafa Mir terminó desembocando en el Cadete B del Murcia, donde logró marcar 45 goles y atraer a los agentes del Valencia CF, quienes lo acabarían fichando en 2012. A partir de ahí, el jugador murciano pasó por las diferentes categorías del fútbol base en el club valenciano dejando muy buen sabor de boca y consagrándose como una de las promesas del fútbol español para las próximas décadas. La gran oportunidad de Mir llegaría en la temporada 2015/2016, cuando Nuno Espírito Santo le incluyó en su primera convocatoria con el primer equipo a los 18 años para medirse contra la UD Las Palmas, sin embargo terminaría debutando contra el Zenit en la UEFA Champions League.

Rafa Mir debutando con el Valencia CF. Foto: www.valenciacf.com
Rafa Mir debutando con el Valencia CF en la UEFA Champions League. Foto: www.valenciacf.com

Por aquel entonces, el joven murciano también fue llamado por Luis de la Fuente para incorporarse a la Selección Sub-19 por primera vez. Posteriormente, en 2018, llegaría a la Sub-21 con la que jugó 5 encuentros y marcó 5 goles. Un año más tarde disputaría el Europeo Sub 21, el cual se terminó conquistando tras imponerse por 2-1 ante la selección alemana Sub-21, consiguiendo así su primer título como jugador de la selección española

Rafa Mir posa junto al trofeo del Europeo Sub 21. Foto: www.sdhuesca.es
Rafa Mir posa junto al trofeo del Europeo Sub 21. Foto: www.sdhuesca.es

Volviendo a Valencia, el murciano también llegó a disputar encuentros de Copa del Rey y Europa League. Progresivamente, comenzó a formar parte del equipo, pero con la llegada de Gary Neville al banquillo, terminó volviendo al Valencia Mestalla. En aquella temporada jugó un total de 35 partidos y casi logra un ascenso. En su transcurso por el filial valenciano llegó a sufrir un atropello. Una conductora se llevó por delante al jugador, quien intentó esquivar el automóvil en la medida de lo que pudo. El resultado derivó en una serie de heridas y quemaduras, nada que impidiese al joven continuar con su carrera futbolística. Finalmente, tras dejar 25 goles en dos años, haber recibido ofertas interesantes y no aceptar la renovación ofrecida por el Valencia, buscó un nuevo equipo para explotar todo su potencial. 

Rafa Mir se muestra con pequeñas heridas en el rostro tras el accidente. Foto: LaOpiniónDeMurcia
Rafa Mir se muestra con pequeñas heridas en el rostro tras el accidente. Foto: La Opinión de Murcia

La oferta aceptada fue la propuesta por el Wolverhampton Wanderers, donde se reencontró con Nuno Espírito Santo, que por aquel entonces competía en la Championship -segunda división inglesa-. El equipo naranja abonó 2 millones de euros y el delantero empezó a llevar en su espalda el dorsal número 9. De esta manera, Mir comenzaba su aventura en el fútbol inglés. A partir de ahí, logró el ascenso con los «lobos» y comenzó un periplo repleto de cesiones. En primer lugar en la UD Las Palmas, en 2018. En segundo lugar en el Nottigham Forest, en 2019, pero terminó cancelándola en 2020 para así terminar firmando por la SD Huesca en su regreso a la máxima categoría del fútbol español. 

Rafa Mir luciendo la camiseta del Wolverhampton. Foto: www.as.com
Rafa Mir luciendo la camiseta del Wolverhampton. Foto: www.as.com

Su andadura por las tierras oscenses han sido el punto de efervescencia del ariete murciano. 22 goles en 48 encuentros oficiales, su primer hat trick, un ascenso, un título de campeón de LaLiga Smartbank, sus mejores números como profesional y el cariño de la afición azulgrana. Todo eso ha conseguido en poco más de un año en el club. A día de hoy, Rafa Mir sigue deslumbrando a sus rivales con sus cualidades, gracias a las cuales ha logrado 13 goles oficiales en la presente campaña y establecerse como el tercer máximo goleador nacional en la competición liguera -junto a Mikel Oyarzabal y Iago Aspas-.

Además, ha patentado su particular celebración de los cuernos, con la que dedica sus tantos a su gran amigo Albert, cuyo mote es «niño del demonio». Tras sufrir un accidente, Mir quiso animarle colocándose los dedos en la cabeza formando unos cuernos para hacer una referencia hacia su persona. Una vez recuperado, Rafa ha continuado realizándola «porque las cosas que funcionan…»  no hay que tocarlas.

Rafa Mir celebra un tanto colocándose los cuernos en la cabeza. Foto: www.fichajes.com
Rafa Mir celebra un tanto con el Huesca colocándose los cuernos en la cabeza. Foto: www.fichajes.com

En pocas palabras, esta ha sido la aventura de un chaval de Javalí Nuevo que quería ser futbolista. Una aventura que transcurre desde Murcia hasta Huesca, pasando por Wolverhampton. Una historia llena de goles, experiencias, equipos y anécdotas; y que comienza dando sus primeros pasos en el fútbol sala y desemboca siendo una de las sensaciones de LaLiga con tan solo 23 años. Así pues, Rafa Mir Vicente es uno de los nombres que deberemos apuntar porque, al paso que está tirando puertas abajo, probablemente acabe siendo uno de los hombres importantes en el fútbol español.